21 de diciembre de 2015

El difícil arte de vender mi primer libro

Hace un año que autopubliqué mi primer libro y llegado a este punto quería hacer un balance de todo lo que ha rodeado su lanzamiento y promoción, respondiendo así a algunas de las preguntas que me han hecho a lo largo de estos meses.

Como todos sabéis, el libro utiliza el recurso de los viajes en el tiempo desde una perspectiva diferente a la habitual para que el protagonista nos cuente en primera persona todos los acontecimientos que han rodeado su vida en los últimos años.

Dada la temática, desde el principio tuve claro que los aficionados a la ciencia ficción era el tipo de público al que debía dirigirme en primer lugar; ya que, aunque mi novela no se ajuste a las características más puras del género, todo lo relacionado con los viajes temporales se asocia al mismo. Además contaba la ventaja de que estos aficionados suelen ser usuarios habituales de Internet y muy participativos en redes sociales, blogs y foros, por lo que si hacía bien mi trabajo de promoción en la red, podía conseguir unas buenas ventas, como al final ha sucedido.

Pero vayamos paso a paso explicando como ha sido todo el proceso.



Antes de la publicación


En paralelo a la escritura del libro ya fui pensando qué maneras iba a utilizar para promocionarlo. Me encanta la parte creativa de la publicidad así que fui haciendo una lista de cosas que quería desarrollar para darlo a conocer y de paso aproveché para asistir a los talleres y conferencias sobre transmedia que se realizan en Etopía para ver si me daban alguna idea extra que me pudiera ser útil.

El primer paso, además de crear las inevitables cuentas en Facebook y Twitter, fue abrir un blog relacionado con viajes en el tiempo. Antes de crear ninguno estuve investigando los que había, para no ofrecer el mismo contenido que alguno que tuviera mucho éxito, ya que no merecía la pena perder el tiempo haciendo lo mismo que alguien que ya tuviera un público fiel. Los dos más interesantes que encontré fueron Condensador de Fluzo, que justo había cerrado unos meses antes y Viajeros en el Tiempo, que por aquel entonces centraba más su atención en la parte científica del tema (ahora han abierto su espectro). Así que parecía que existía un hueco en el que podía destacar el contenido que quería crear.



En las redes sociales compartía noticias sobre cualquier cosa interesante que encontrara sobre viajes en el tiempo, tanto en la ficción como en la parte científica, pero en el blog creaba mi propio contenido comentando exclusivamente películas, series y libros de este subgénero. Hay bastantes blogs de cine o literatura que comentan ocasionalmente este tipo de relatos, pero lo que quería que hiciese diferente al blog era que que tuviera una descripción sencilla de la trama y las reglas de cada historia que se comentara, y que lo complementara con una línea temporal que explicara visualmente lo que sucedía. Hay bastante gente que se pierde en las historias con esta temática y de hecho hay timelines desperdigados por Internet donde explican algunas de las más complejas, como Primer o Regreso al Futuro, pero yo quería aglutinar en un solo blogs todas las posibles. Así que así es como nació el blog Manual del Viajero en el Tiempo, que ha sido una de las principales formas de dar a conocer el libro. 

Como podéis ver en el blog la primera entrada se publicó en Julio del 2014, 5 meses antes de la salida al mercado del libro, y es que tenía claro que contra antes empezara a crear contenido, más fácil me resultaría llegar a la gente durante el 2015, año clave para venderlo.



¿Y cuánto me llevo por cada libro?


Cuando la gente sabe que has escrito un libro dos de las preguntas más habituales que hacen son sobre el precio del libro y la cantidad que me llevo por cada copia vendida. La explicación no es sencilla, así que intentaré explicar brevemente porqué el libro tiene los precios que tiene en sus diferentes formatos y, en consecuencia, lo que me llevo por ellos.

Un par de meses antes de que saliera a la venta, la editorial con la que autopubliqué me preguntó por el precio al que quería vender el libro para poder hacer el registro del ISBN ya que una vez asignado un número no se puede cambiar el precio a no ser que lo vuelvas a registrar.

Con los datos que disponía decidí poner el libro en edición impresa a 9€ y a 1€ en su versión digital.

¿Por qué me decanté por esos precios? Porque la versión impresa de un libro individual supone un gasto de 7,83€ (hay que destacar que la versión impresa tiene un bonito acabado, como podéis ver aquí), por lo que 9€ me pareció un precio ajustado para el libro teniendo en cuenta la longitud del mismo y el hecho de que soy un autor desconocido.


En cuanto a la versión digital siempre tuve claro que el precio debería ser bajo pero no regalado ya que todos tendemos a infravalorar un producto si está muy barato. Además, si no supone un mínimo esfuerzo económico es muy fácil que se descargue y quede olvidado en el disco duro del ordenador sin ni siquiera abrirse. Sin embargo, si tienes que pagar una cantidad, por pequeña que sea, uno siempre puede pensar que ya que se ha gastado ese dinero va a echarle un ojo. Sin embargo tampoco podía poner un precio alto porque solamente tiene 70 páginas y está compitiendo con libros que tiene una gran campaña promocional detrás o con clásicos de la literatura que apenas cuestan unos euros más que el tuyo, así que 1 € me parecía una cantidad más que justa.

¿Y cuanto me llevo por cada ejemplar vendido? Pues veamos todos los casos:

- Libros impresos que me compran a mi directamente. Pues depende. Yo hasta ahora he ido pidiendo libros a mi editorial de 50 en 50. Los primeros me costaron una 140€ y la segunda edición unos 175€ (me los tuvieron que mandar a Alemania). Por tanto, cada libro me ha costado una media de 3,15€, por lo que por cada libro que he vendido personalmente me llevo 5,85€.

- Libros impresos vendidos en librerías a las que he llevado mis ejemplares. Aquí se suele llegar a un acuerdo con la librería en la que se presenta, pero habitualmente ellos se quedan un 30%. Por tanto por cada ejemplar vendido 2,30€ se queda en la librería, y yo gano por cada ejemplar 3,55€.

- Libros impresos vendidos en librerías a través de la Editorial. En este caso la cantidad es clara. Yo me llevo un 25% del PVP. Así que mi beneficio es de 2,25€ por copia.

- Libros impresos comprados on-line en la página web de la editorial. Al realizarse la copia una a una el gasto del libro es, tal y como he comentado más arriba, de 7,83€, pero también hay que tener en cuenta el 4% de IVA. Así que el beneficio se calcularía de la siguiente manera: 9*(1-0,04)-7,83=0,82€. Por cada ejemplar vendido de esta manera mi cuenta aumenta en 0,82€.

- Libros electrónicos comprados en la web de la editorial. En este caso la editorial se lleva 50 céntimos por ejemplar, y el libro sin IVA cuesta 0,82€ (subieron el IVA del 2014 al 2015 en este producto), así que yo me embolso 0,32€ por descarga.

- Libros electrónicos en otras páginas web (Amazon, La Casa del Libro, El Corte inglés, Fnac...). Aquí, al igual que en el caso de las librerías, me llevo el 25% del PVP. Por tanto me llevo entre 0,20€ y 0,25€ (Por una razón que desconozco en cada página aparece un precio distinto. Pensaba que era porque facturaban el IVA en otros países, pero desde que entró en vigencia la conocida como Tasa Amazon no le encuentro explicación).

Así que como veis la respuesta a cuánto me llevo por cada libro no es sencilla.



Presentando el libro


Y poco a poco se fue acercando la fecha de la primera presentación del libro.

Desde el principio mi intención fue realizarla antes del Puente de la Constitución, ya que es cuando la campaña de Navidad está en su apogeo, pero un retraso en la imprenta motivó que se acabara realizando el 19 de Diciembre, pocos días antes de Nochebuena, cuando ya todo el mundo ha realizado las compras. Además también hubiera intentado meter algún ejemplar en el Salón del Cómic de Zaragoza, ya que, aunque es una novela, que el autor de la portada sea un conocido ilustrador aragonés podría haberme facilitado las cosas. Pero no pudo ser, así que me tuve que conformar con esa fecha.

Eso sí, la presentación fue en el mejor de los lugares. Se realizó en El Armadillo Ilustrado, una pequeña librería independiente situada junto al Centro Musical y Artístico Las Armas. Aunque está especializado en ilustración también cuenta con una selección de novela independiente, por lo que era ideal para mi libro. A ella accedí a través de Diego Burdío, ilustrador de la portada y amigo de los dueños, pero estoy seguro que hubieran acogido a cualquier autor que se lo hubiera propuesto porque están muy abiertos a este tipo de iniciativas.

En la librería están acostumbrados a enviar notas de prensa para este tipo de eventos, así que fueron ellos los que se encargaron de enviarla a los medios a partir del texto que les envié yo y que podéis leer en el siguiente enlace.

Solo quiero comentar un par de aspectos de esta nota de prensa. El primero es que para intentar llamar la atención de los medios locales añadí nada mas empezar el dato poco conocido de que la primera persona que viajó en una máquina del tiempo es de Zaragoza. Después continué con la habitual descripción de la novela de la manera más atractiva posible y terminé con una pequeña biografía. Ahí aproveché para comentar que había sido premiado o seleccionado en distintas convocatorias artísticas para dar un poco de enjundia al libro y mostrar que aunque fuera mi primer libro tenía cierto reconocimiento en similares menesteres.



¿Sirvió de algo? Pues más bien de poco, ya que el evento salió en webs genéricas de eventos y poco más. Para compensar la baja respuesta también doné un ejemplar a la biblioteca Cubit, un centro que está más abierto a muestras culturales del siglo XXI que las bibliotecas habituales y que son muy activos en las redes sociales. Aceptaron gustosamente el libro, me pidieron que lo dedicara y lo comentaron en Facebook, donde tienen casi 3000 seguidores.

Al final la presentación fue una reunión entre amigos, apareció gente que no veía desde hacía años y vendí unas cuantos libros. Pese a los esfuerzos no conseguí atraer a nadie fuera de mi círculo de amistades pero lo pasamos bien, que es lo que importa.

En los meses posteriores me vi muy limitado con el tema de las presentaciones, ya que me fui a vivir a Alemania, por lo que me resultaba casi imposible poder a acceder a publico hispano hablante, pero aún así pude realizar dos presentaciones más. La primera de ellas la realicé en el Instituto Cervantes de Múnich, y la segunda en la Librería Española en Múnich.

Al Instituto Cervantes me dirigí personalmente unas semanas antes del día del libro, preguntándoles si pensaban realizar alguna actividad para celebrarlo y ofreciéndome a realizar una presentación en caso de que hubiera algún hueco. Se mostraron encantados, pero me pidieron que les mandara el libro antes de darme el visto bueno. Estoy hablando del Instituto Cervantes, no de un aficionado cualquiera de literatura barata, así que lo envié con temor a que lo rechazaran, pero todo lo contrario, se mostraron encantados y fui la primera persona que presentó su libro en la estupendo biblioteca del centro.

La segunda presentación la realicé en la mencionada librería en Septiembre. Me puse en contacto con la dueña del local en Abril y desde el primer momento acogió mi libro con los brazos abiertos y me ofreció la tienda para presentar el libro, pero como en esas fechas ya estaba comprometido con el Instituto Cervantes decidimos retrasarlo unos meses. Es curioso que en muchas librerías de Zaragoza no quieran tener tu libro por ser autoeditado mientras que en otros sitios los acepten con los brazos abiertos, pero bueno, eso es otro tema...

A ambas presentaciones acudieron gente que había conocido en la ciudad durante esos meses, pero en al Instituto Cervantes además congregó a un nutrido grupo de aficionados a la literatura en español que lleno la presentación. En total en las tres presentaciones habré vendido unos 10 libros de media, que aunque pueda no parecer mucho son los que te permiten recuperar más rápidamente los gastos de la edición y a la vez, te abren un punto de venta para tu obra.



Promocionar el libro en internet


Una vez realizada la presentación del libro tocaba venderlo en Internet. Los primeros días son fáciles porque los amigos que no pueden pillártelo en persona o acercarse a la librería a comprarlo lo compran por internet. Eso me permitió conseguir en pocos días alcanzar el top 10 de libros de ciencia-ficción en Amazon. Pero aunque parezca un gran logro creo que el número de libros no fue tan alto. ¿Por qué? Porque Amazon actualiza las listas de los libros más vendidos cada hora por lo que si yo pongo en mi facebook que el libro está en Internet a menos de 1€ puede que 5 amigos compren el libro en la siguiente hora y por consiguiente suba rápidamente puestos en las listas, pero tan pronto como desaparezca el mensaje en mi muro y las ventas disminuyan la tendencia hace que tan pronto como el libro sube, caiga en el ranking. Hay más información de como elabora Amazon sus listas aquí.

Así que una vez pasados los primeros días de euforia empezó el trabajo duro: convencer a desconocidos que tu libro les puede interesar. Eso significa mucho tiempo (tanto que creo que he dedicado bastante más tiempo a venderlo que a escribirlo) e imaginación para llamar la atención.

A continuación voy a comentar las cosas que he ido haciendo para promocionar mi libro

-Vídeo previo a la presentación. Cuando me llegó la caja con los primeros ejemplares realicé un montaje jugando con la escena final de Se7en, una de mis películas favoritas.



- Inocentada el 28 de Diciembre. Aprovechando que el libro alcanzó el top en Amazon a los pocos días de sacar el libro me pude permitir hacer una broma con que me iban a comprar los derechos para una película bajo la imagen de una noticia falsa de El País. Sorprendentemente algunas personas se la creyeron y hasta lo compartieron. Ya hablé de ello aquí.

- Anuncios en Facebook y twitter. A lo largo de estos 12 meses he puesto 4 anuncios en Facebook y twitter por un valor total de 60€. Los dos primeros los puse en enero para dar a conocer mi libro, el segundo lo puse tras el éxito de El Ministerio del Tiempo, que despertó el interés en los viajes en el tiempo gracias a esa estupenda serie, y el último a mediados de Octubre, cuando se celebraba el día de Regreso al Futuro. En los tres primeros utilicé una imagen del libro abierto y en el cuarto una imagen expresamente diseñada.

En total el conjunto de anuncios llegó a más de 90000 personas y unas 1500 le dieron al enlace, por lo que sale a unos 4 céntimos de euro la visita. El que más éxito tuvo fue el último.




- Actualizar el blog Manual de Viajero en el Tiempo. Mes a mes fui actualizando el blog con nuevas historias de viajes en el tiempo. Intentaba programarlos siguiendo ciertos criterios, por ejemplo, coincidiendo con los estrenos de Terminator, Interstellar, el aniversario de Regreso al Futuro, etc. Ha sido una de las herramientas más útiles para promocionar el libro, ya que mucha gente ha accedido a él gracias al blog que ha alcanzado ya las 16000 visitas.

- Interactuar en foros, blogs o grupos de Facebook. Siempre me ha gustado el género de la ciencia-ficción y me suelo mover por blogs de cine o literatura, pero esta vez he tomado un rol más activo para intentar recomendar el blog o el libro cuando la ocasión lo permitía. Siempre sin abusar, porque creo que es contraproducente.

Aunque tengan una gran cantidad de miembros no creo que sean muy útiles los grupos de Facebook tipo Si eres escritor, éste es tu grupo, Escritores DesconocidosPresenta tus obras o Generación Kindle porque al final toda la gente que está ahí hablan de sus obras pero apenas comentan las de los demás, e incluso en alguno de ellos no deja de aparecer contenido totalmente ajeno al tema. Pero bueno, siempre hay que intentarlo...

- Darlo a conocer entre famosos. Si un famoso hace un comentario positivo de tu libro con casi toda seguridad las ventas se van a multiplicar, así que he intentado que Nacho Vigalondo hiciera algún RT cuando he hablando de su estupenda película Los Cronocrímenes y le regalé un ejemplar a Santi Balmes, cantante de Love of Lesbian y también escritor, para ver si había suerte. Pero por ahora nada.

- Organizar un concurso. En Abril el blog y revista digital Cine más cómics sortearon dos ejemplares del libro en un concurso organizado a través de Facebook y twitter. Este estupendo blog tiene más de 40000 seguidores en la red social de Mark Zuckerberg, por lo que fue una buena manera de llegar a un público más amplio.

- Crear contenido visual. El marketing entra sobre todo por los ojos, así que he intentado cuidar el aspecto visual al máximo. Desde la creación de la portada tuve claro que debía tener la superficie personalidad para que de un vistazo la reconocieras. Con ella he aprovechado en hacer fotos que se adecuaran a la temática del libro o a fechas concretas y también me ha permitido crear imágenes como la que veis abajo, donde se puede ver el logo formado por las palabras más utilizadas en el libro.



- Enviar a blogs literarios. Después de unos meses con el libro en la calle decidí dar un paso que da mucho respeto, y es hacer llegar el libro a blogs literarios. Siempre hay cierto temor a las críticas que pueda recibir el libro, a pesar de que hasta ese momento las opiniones habían sido positivas, pero ver tu obra analizada por un desconocido cultivado  y comprobar la influencia que puede tener en futuros lectores no es sencillo para un escritor novel como yo. Pero para eso lo había publicado, ¿no?

Empecé a buscar blogs que pudieran ser receptivos con el libro, y tras unas semanas de seguimiento a un centenar empecé a mandarlo de manera personalizada a los que me más interesaban. Durante dos o tres meses los envié de manera escalonada a unos 25 y aunque de muchos no obtuve jamás respuesta poco a poco algunos se fueron animando y dándole una oportunidad. Es aquí de justicia decir que los primeros que hicieron alguna mención al libro fueron Jack Moreno, Kindle Garten, De Palabras y Letras y Caminando entre Libros y siguiendo su estela fueron surgiendo otros.

Por suerte los comentarios fueron positivos, lo que me permitieron coger confianza para seguir enviándolo a otros blogs y a algunos potenciales lectores que se mostraban interesados. Voy recopilando todas las menciones que aparecen aquí, incluso las negativas, porque creo que hay que dejar que el lector decide por si mismo con toda la información posible, y porque creo que, en ciertos casos, una crítica negativa hasta puede atraer a algún lector ávido de morbo (somos así, qué le vamos a hacer).

- Aprovechad mi blog La Nube de Coleto. Como he dicho anteriormente el blog de Manual de Viajero en el tiempo lo quería dedicar exclusivamente para comentar historias sobre el tema, así que he aprovechado mi blog personal para otro tipo de contenido relacionado con el libro, como esta entrada que estáis leyendo ahora, la que hacía mención al otro blog o, la ya comentada recopilación de críticas.

- Realizar un vídeo homenaje a las historias sobre viajes en el tiempo. Este libro no sería posible sin mi afición a las películas sobre viajes en el tiempo, así que aproveché mi experiencia como realizador audiovisual para editar un vídeo con algunas de las películas y series sobre este tema. En él no mencionaba el libro en ningún momento, simplemente introducía el logo y hacía una mención al twitter del mismo. Para intentar que tuviera más visibilidad lo lancé días antes del Día de Regreso al Futuro, donde habría más posibilidades de que alcanzara un mayor número de visionados.

A día de hoy el vídeo ha superado las 6000 visitas.




Y llegó el éxito


Como habéis visto el trabajo de Marketing realizado a lo largo del año no ha sido baladí, y más teniendo en cuenta que lo he realizado yo sólo en mi tiempo libre.

El libro se iba vendiendo, pero casi había que ganarse los lectores uno a uno... hasta que llegó Octubre.

Además de lo activos que son los aficionados a la ciencia-ficción contaba otra ventaja que motivó que dedicara tanto esfuerzo este año a la promoción del libro, y es que Regreso al Futuro cumplía 30 años. También se celebraba el 20 años del estreno de Doce Monos y el 120 aniversario de La máquina del Tiempo de H.G. Wells, pero sin duda la película protagonizada por Michael J. Fox era la que iba a recibir más atención y eso ya lo tuve en mente un año antes.

Como he comentado arriba, ese día pensaba programar anuncios en las redes sociales, iba a publicar el vídeo homenaje e iba a estar más activo en Internet comentando cualquier asunto que comentaran sobre viajes en el tiempo (cosa que no pude hacer porque me pilló de viaje por Perú). Pero unos meses antes me llegó una ayuda inesperada.

Hay mucha gente que no conocerá Microsiervos, pero es uno de los blogs de habla hispana más influyentes del mundo con más de  850.000 usuarios únicos mensuales. Está centrado en temas científicos y tecnológicos, aunque también tocan otras temas, entre ellos, de manera ocasional, libros y películas de ciencia-ficción.

Yo los he seguido durante más de 10 años, por lo que sabía que el tema les podía interesar, así que nada más publicar la novela les mandé un correo con el libro. No recibí respuesta al mail, aunque vi en twitter que uno de los editores lo compró en Amazon. Pero como pasaron los meses y no hicieron mención al mismo pensé que todo había caído en saco roto y continué la promoción con todo lo que he comentado arriba.

Pero por sorpresa casi 10 meses después Alvy,  otro de los administradores de Microsiervos, se puso en contacto conmigo porque había visto mi blog y le había gustado como trataba el asunto de los viajes en el tiempo. Estuve hablando con él sobre el tema varias semanas y aproveché para comentarle lo del libro. En su momento me prometió que haría alguna mención del mismo cuando comentara mi blog en Microsiervos aunque no podía prometerme que lo leería porque estaba liado, como es comprensible. Pero esta vez la fortuna me sonrió.

Llegó el 21 de Octubre del 2015, día oficial de Regreso al Futuro. Justamente esas fechas yo estaba totalmente desconectado en el Amazonas Peruano, así que cuando volví a la civilización días después y me metí en Microsiervos para ver si había alguna mención a mi blog me encuentro que no solo habían puesto una entrada a mi blog y otra al vídeo, sino que había escrito una reseña entusiasta en el blog.



Casi al mismo momento recibí Whatsapps de amigos que lo habían visto, así que no perdí el tiempo y me metí en Amazon, donde vi que era el segundo libro más vendido en España, solo por detrás de "El regreso del catón", el último Best Seller de Matilde Asensi, que había salido pocas semanas antes.



Lo primero que hago es dar las gracias a Alvy, porque sin él no hubiera sido posible alcanzar ese puesto, y durante los siguientes días contemplo embobado como el libro sigue vendiéndose, manteniéndose entre los más comprados, recibiendo multitud de críticas positivas y apareciendo multitud de blogs, podcast, forocoches, etc.


Así que al final, el esfuerzo había merecido la pena.



¿Pero cuántos libros he vendido?


A estas alturas os estaréis preguntando, pero entonces ¿cuántos libros has vendido?

Pues esa pregunta también me hacía yo, porque por desgracia el sistema actual de la editorial no me permite hacer un seguimiento totalmente actualizado de las ventas del libro, algo que me habría ayudado para saber qué acciones son las que me habían dado mejores resultados en la venta de libros. Pero hace unos días, cuando El Retroceso cumplió un año en el mercado supe la respuesta:

El Retroceso está a punto de alcanzar las 1000 copias vendidas.

En total he vendido aproximadamente 880 en versión digital (siendo Amazon la principal plataforma de venta) y 120 en papel.

¿Y económicamente qué significa? Pues podría decirse que cuando llegue a los 1000 ejemplares mi cuenta de resultados estará a cero. Si sumamos los gastos de diseño de portada, corrección de texto, maquetación, publicación online e impresa, envíos por correo y publicidad en redes sociales hacen un total de 750€. Puede parecer una barbaridad tener que vender un millar de libros para recuperar el dinero, pero que hay que tener en cuenta que he jugado con margenes muy ajustados (más de los que pensaba, porque no tuve cuenta el IVA y los precios reducidos en las tiendas on-line) y que a partir de ahora todo serán beneficios (a no ser que saque por mi cuenta otra edición en papel).



¿Y a partir de ahora qué?


El libro ha cumplido un año, y aunque me ha supuesto un gran esfuerzo,  la gran acogida de  los lectores me anima a seguir con el proyecto.

Por un lado quiero seguir promocionando el libro, porque aunque un gran número de público ya conoce su existencia, que haya pasado desapercibido para otros me motiva para seguir intentando convencerles de que es un libro que merece la pena leer.  Además quiero ampliar más el espectro de público al que quiero dirigirme, ya que como dije al principio, el libro no es de ciencia-ficción, así que quiero llegar a otro tipo de lectores.

Así que mis planes principalmente son tres: por un lado intentar acceder a ferias literarias, aunque viviendo en otro país me resulte complicado; seguir promocionando la novela en Internet a través de un book trailer (no olvidemos que yo siempre me he dedicado al audiovisual), con el blog (que tengo bastante abandonado por falta de tiempo) y otras ideas que tengo por ahí. Y por último traducir el libro al inglés.

La traducción siempre estuvo en mente, ya que desde el principio estaba convencido de que el libro tendría más proyección en el mundo anglosajón que en en hispanohablante. Así que ahora, que he conseguido tener una buena recepción publicando en español, sé que es posible que también lo consiga en inglés, llegando a una cantidad de público mucho mayor, aunque me resulte más difícil realizar la promoción por mi cuenta.

¿Y en cuanto a seguir con la trama abierta en el libro? Pues sí que llevo idea de continuarla antes o después. El libro es autoconclusivo, pero mucha gente me ha comentado que le ve posibilidades para seguir escribiendo con las ideas que he lanzado con esta historia, y yo también lo creo. Tengo ideas que creo que sorprenderán a todos los que se han enganchado a El Retroceso, pero ¿cuándo será? Pues cuando el tiempo me lo permita, que como todos sabéis, no da tregua con facilidad.